Alquiler de coches en Francia

Conocer Francia con total libertad y a precios baratos ya es posible gracias al alquiler de coches entre particulares que te ofrece la plataforma Drivy. Los turistas que lleguen a las ciudades más concurridas como Paris, podrán disponer del vehículo que hayan alquilado en el aeropuerto de Orly, al sur, o en Charles De Gaulle, Beauvais y Le Bourget, al norte. Si llegas a la ciudad parisina en tren, también podrás recoger el coche que hayas alquilado en la estación de tren Gare du Nord, en Gare de Lyon, al oeste, o en Montparnasse, entre todas las que hay.

Ventajas de los coches de alquiler de Drivy

La principal ventaja de alquilar un coche en Drivy es la relación calidad-precio. Por un lado, el usuario dispone de una amplia gama de vehículos como Smart y familiares de marcas como Renault y Seat; monovolúmenes, minivans o furgonetas Fiat o Citröen para el traslado de grupos o escapadas, y 4x4 para adentrarse en zonas rurales. Por otro lado, gracias a que estos coches no incluyen las tasas típicas en este tipo de alquileres, los precios son mucho más baratos, sin que la seguridad se vea afectada ya que todos los vehículos están asegurados a todo riesgo con la compañía Allianz.

Alquiler de coches entre particulares para conocer Francia

El país francés es grande pero cuenta con buenas carreteras y muchas conexiones entre las regiones y ciudades más interesantes. Si tu recorrido empieza en París, la ciudad posee una autovía radial (la E15) que permite desplazarse de forma rápida para luego acceder a lugares como el Arco del Triunfo, la Plaza de la Bastilla, el Centro Pompidou, El Louvre, Notre Dame, el barrio de Montmartre, la Torre Eiffel o recorrer ambas orillas del Sena en coche.

Los alrededores de la ciudad también ofrecen magníficos lugares como el Palacio de Versailles, al suroeste, o EuroDisney, al este. Además de París, hay otras ciudades muy turísticas en Francia que hacen de este país el más visitado del mundo. Una de ellas es la sureña Toulouse que destaca por el Museo du Vieux, el famoso Pont Neuf, el Capitolio y su gran plaza, la Catedral de Saint-Étienne o parques como el Jardín Royal. También en la zona sur, concretamente en la costa mediterránea, destaca la ciudad de Marsella con unos equipamientos magníficos para el turismo de sol y playa. Además también ofrece una buena oferta cultural como el Museo de Bellas Artes, la Catedral de Sainte-Marie-Majeure, su puerto o espacios naturales como el Parque Nacional de Calanques.

Disponer de un coche también permite recorrer otros rincones como Mont Saint-Michel, en la costa norte; la zona vinícola que rodea a Burdeos; la capital de la Costa Azul Niza; la verde Normandía o Nantes y la costa atlántica.