Buscar y reservar un coche en Barcelona    ¡Alquilar un coche ahora!

Top 10 excursiones en coche cerca de Barcelona

Si vas a permanecer varios días en Barcelona es aconsejable salir de la ciudad para descubrir todas las zonas de interés que se encuentran a poca distancia. La capital se encuentra cerca de diversos municipios y áreas muy atractivas para descansar o empaparse de cultura. Estas son algunas de las rutas o excursiones que se pueden llevar a cabo a tan solo una o dos horas de la ciudad condal en un coche de alquiler. ¿Te las vas a perder?

  1. Las 10 mejores excursiones a menos de 1 hora en coche desde Barcelona
  2. Las 10 mejores excursiones a menos de 2 horas en coche desde Barcelona

Las 10 mejores excursiones a menos de 1 hora en coche desde Barcelona

1. Sitges

Sitges es una población costera de gran interés turístico situada a tan solo 40 kilómetros de Barcelona. Si disfrutas con el mar y también te gusta caminar, estás de suerte, porque tiene playas y calas muy atractivas, además, sus callejuelas rodeadas de fachadas impolutas de gran belleza son perfectas para dar un paseo. Este municipio es bastante conocido no solo por su estética y su paseo marítimo, sino por sus edificios históricos más característicos entre iglesias, palacios y museos, y su gastronomía con recetas típicas de la región. Sus tiendas también son un aliciente para los visitantes por su gran diversidad de productos entre ropa, complementos, moda infantil, souvenirs, joyería y zapatos.

Sitges

2. Vilanova i la Geltrú

Vilanova se encuentra a unos treinta minutos de la capital y es un lugar ideal para pasar unos días en familia. Esta ciudad es tradición, cultura y arte, algo que está patente en cada calle y en cada rincón. Pasea por la ciudad y no dejes de admirar el casco antiguo, el barrio marítimo, la rambla y sus edificios de origen medieval. Sus tierras de cavas y vinos son admiradas, al igual que sus hermosas vistas con la imagen de las montañas de Montserrat como telón de fondo. Descubre sus ofertas culturales y de ocio, con salas de cine, teatros y museos que recogen colecciones que van desde el Romanticismo hasta el antiguo Egipto.

3. Montserrat

Montserrat es un lugar casi mágico que cuenta con un enclave privilegiado y es que ofrece las vistas más increíbles con las montañas de Cataluña como escenario principal. En el monasterio de Montserrat tienen lugar cánticos celestiales por parte de los chicos de la Escolanía que llevan a cabo recitales o bien por los monjes al comienzo de cada oficio. La Santa Cueva se encuentra excavada en la montaña y es un lugar muy visitado. Cuenta la leyenda que en este mismo emplazamiento sucedieron diversas apariciones de la Virgen María y tras ellas hallaron su imagen.

Montserrat

4. leida

En Lleida se encuentra la Vall de Boí, un municipio plagado de valles y sierras desde donde poder esquiar y ver magníficos ejemplos del románico con sus nueve iglesias. Para los amantes del turismo activo, el Parque Olímpico del Segre, situado en el municipio de la Seu de Urgell, ofrece muchas posibilidades: piragüismo, rafting, hydrospeed y open-kayak. Y para los entusiastas de la naturaleza y el senderismo, el Parque Nacional de Aigüestortes y Llac de Sant Maurici con sus 80 lagos, la Peguera y la Sierra de Los Encantados como sus picos más conocidos y un ecosistema rico y variado.

5. Tarragona

Tarragona dispone de un legado histórico increíble, con un conjunto romano declarado Patrimonio Mundial por la Unesco y una catedral gótica que hace honor al barrio medieval donde se encuentra. PortAventura es un parque temático conocido en toda Europa por sus múltiples atracciones entre la que destacan un magnífico parque acuático y la montaña rusa más alta de Europa. El folclore popular de la zona es de interés turístico, principalmente por sus famosos "castells", denominadas así a las torres humanas que se vienen construyendo desde hace más de dos siglos. Tampoco te puedes perder sus bonitos pueblos, como es el caso de Montblanc, o hacer la ruta del Císter para visitar sus tres monasterios cistercienses.

6. Collserola

En el Parque de Collserola podrás hacer varias rutas alternativas a pie o en bicicleta. Hay varios restaurantes de comida tradicional para poder descansar y probar la mejor gastronomía con productos de granja. La cumbre más alta y también la más conocida es el Tibidabo con un excepcional parque de atracciones para disfrutar en familia. Se trata de un área de gran valor medioambiental que cuenta con una gran variedad de especies animales y vegetales. En cuanto al patrimonio arquitectónico de la sierra de Collserola cabe destacar: el castillo medieval de Castellciuró, así como el poblado ibérico y museo de Ca n'Oliver.

7. Sant Benet

Sant Benet está a casi una hora en coche de Barcelona, a poca distancia de Manresa. El monasterio de Sant Benet es una de sus joyas más preciadas y podrás hacer un recorrido muy especial para disfrutar de la iglesia, su famoso claustro, las estancias donde el pintor Ramón Casas y su familia residían cada verano, así como de los talleres familiares organizados por la Fundación Alicia creada por Ferrán Adriá y de la cocina de sus tres restaurantes alternativos.

8. La colonia Güell

La colonia Güell fue una colonia obrera asentada en el siglo XIX por orden del conde Güell. Se encuentra en Santa Coloma de Cervelló, no muy lejos de Barcelona, y en ella se halla unos de los tesoros arquitectónicos de Gaudí. En la colonia Güell cabe citar algunos edificios atípicos creados por arquitectos modernistas muy reputados, pero lo que más destaca es la cripta Güell ubicada en la iglesia inacabada de Gaudí. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por las muchas innovaciones creativas y arquitectónicas que utilizó el artista. Además, durante el puente del Pilar tiene lugar una recreación con escenas teatrales que ponen de manifiesto la antigua vida que llevaban los colonos. Se llama la Fiesta del Modernismo y no te las puedes perder.

9. Terrassa

La ciudad moderna de Terrassa es otro de los destinos que escogen los visitantes más inquietos por su gran patrimonio artístico y cultural. Puedes pasear por el torrente de Vallparadís (el curso del agua que a su paso por el municipio fue urbanizado para dar forma a su parque), visitar los monumentos como la iglesia de Sant Pere y ver las exposiciones del Museo de la Ciencia y de la Técnica, practicar turismo deportivo, acudir al famoso festival de jazz y disfrutar de la gastronomía típica de la zona.

10. Sant Miquel del Fai

Sin duda, el monasterio de Sant Miquel de Fai y todo su alrededor forma parte de uno de los parajes naturales más increíbles de Barcelona. Se encuentra a 49 kilómetros de distancia de la capital, a unos 50 minutos en coche, y es una excursión idónea para hacer en familia. Se trata de un monasterio erigido en un barranco, que se encuentra rodeado de cuevas y saltos de agua impresionantes. La plaza de la Abadía, la casa del Prior del siglo XV y la ermita románica de Sant Miquel esculpida en el interior de la roca son otras de las construcciones más increíbles que podrás contemplar de cerca.

Las 10 mejores excursiones a menos de 2 horas en coche desde Barcelona

1. Cadaqués

Está ubicado en la Costa Brava y es uno de los pueblos costeros más visitados por los turistas por su belleza ya que cuenta con un entorno privilegiado y entre sus casas blancas y callejuelas hay pequeños restaurantes y tiendas muy coquetas. Se encuentra a unos 180 kilómetros de Barcelona (cerca de dos horas en coche) y en verano se ha convertido para muchos en un imprescindible para disfrutar de las vacaciones estivales. Algunos visitantes optan por hacer el Camino de Ronda hasta llegar al faro de Cala Nans, desde donde se divisan unas hermosas vistas. En cuanto a sus platos más típicos destacan la fideuá, la paella y el marisco.

Cadaques

2. Figueres

En Figueres se encuentra el Teatro-Museo Dalí donde poder apreciar algunas de las obras más representativas del gran artista. Posee un rico patrimonio histórico donde cabe destacar el castillo de Sant Ferran situado en lo alto de una colina, la plaza del Ayuntamiento de origen medieval y estilo neoclásico, y la antigua muralla erigida en la Edad Media. La ciudad está dotada de una zona comercial muy concurrida y animada, la Rambla, donde, además, se hallan edificios modernistas del siglo XIX y XX de la talla de la Casa Salleras o la Casa Cusí, así como edificios neoclásicos como la Casa Polideseia o la Casa Bonaterra.

3. Vic

La Plaza Mayor de Vic es un paraíso histórico plagado de mansiones de origen barroco, medieval y modernista. También es conocida como Plaza del Mercadal porque era donde antiguamente se celebraba el mercado. Es en esta zona donde se pueden contemplar edificios emblemáticos como la Casa Navàs, el Centro Gaudí y el Ayuntamiento. Antoni Gaudí pasó un tiempo en Vic (situado a unos 70 kilómetros de la ciudad condal) para relajarse tras sufrir una crisis nerviosa al ver que su obra era incomprendida. Durante ese tiempo diseñó unas farolas muy especiales de hierro forjado que llevan incorporadas en lo más alto una cruz de cuatro brazos. También son famosos sus embutidos, especialmente el salchichón y el fuet.

4. Igualada

Se trata de una ciudad muy completa donde poder pasear y disfrutar de todo lo que te puede ofrecer. El Museo de la Piel es la esencia de la principal actividad económica e industrial de la zona desde sus inicios. La cultura también está presente en la ciudad y puedes pasear por la zona antigua para ver sus plazas y las iglesias de Sant Jaume Sesoliveres y de Santa María. Ir de shopping es otra de las actividades de ocio por la que se distingue con sus muchas tiendas especializadas en ropa y, cómo no, en tejidos.

5. Els 7 Gorgs

La excursión de las 7 cascadas o 7 gorgs está a poca distancia de Ripoll, en Campdevànol. Esta ruta no tiene desperdicio, porque a lo largo del recorrido irás viendo sus cascadas hasta llegar a la más atractiva y más utilizada por los bañistas: cascada de la Cabana, de la Tosca, de L'Olla, de la Bauma, del Forat, cascada Petit del Colomer y la del Colomer. Se puede hacer la ruta desde el principio, todo está muy bien señalizado y nadie se pierde por el camino. Lo cierto es que es un paisaje muy hermoso que merece la pena recorrer, aunque se puede dejar el coche cerca de la última cascada para los que prefieran no hacer el trayecto a pie.

6. Rutas vinícolas en el Penedés

El turismo del vino es algo que lleva implícito el Penedés. Se trata de una comarca muy popular que cuenta con una gran tradición vinícola y eso se traduce en escapadas o rutas vinícolas para visitar las bodegas más impresionantes que se encuentran ubicadas en los alrededores y degustar sus mejores vinos. De ese modo, el visitante prueba los productos más típicos de la región (quesos y otros aperitivos similares), y no solo conoce paso a paso la elaboración de las diferentes variantes del vino sino que los cata a placer.

7. La Fou o salto de agua de Tous

Esta ruta comienza en el pueblo de Sant Martí de Tous a 83 kilómetros de Barcelona. En el municipio podrás admirar construcciones y edificaciones históricas de gran interés como el Castillo de Tous o sus iglesias de estilo románico y, además, podrás acceder a este espectacular salto de agua de 25 metros que causa expectación.

8. De Rupit al Salt de Sallent

Rupit es otro municipio barcelonés que merece la pena visitar. Está a 98 kilómetros de la ciudad condal y desde allí podrás acceder al Salto de Sallent, un paraje excepcional rodeado de vegetación. En el camino te cruzarás con una pequeña ermita, varias fuentes e incluso zonas de picnic, aunque el plato fuerte de este recorrido es este salto que toma su forma del agua de la riera de Rupit.

9. La Riera de Marlés

Santa María de Marlés se encuentra a 103 kilómetros en coche desde Barcelona, aproximadamente a 1 hora y 20 minutos. Una vez allí podrás ser partícipe de su historia, con sus iglesias, su puente románico y el castillo de Marlés, del siglo XII, pero también podrás hacer una excursión a la Riera de Marlés, donde poder acceder a varias áreas de baño muy especiales. En este espacio natural viven algunos animales protegidos como la nutria, que con un poco de suerte podrás ver en acción.

10. La Mola

La montaña de La Mola se encuentra en el Parque Natural de Sant Llorenç del Munt i l'Obac y es ideal para pasar un día rodeado de naturaleza, más concretamente rodeado del paisaje del Vallès Occidental. Es perfecto para hacer senderismo y cuenta con diferentes rutas alternativas dependiendo del grado de dificultad. En lo más alto se sitúa el monasterio de Sant Llorenç de Munt, de estilo románico, que en el presente se ha convertido en un museo-restaurante, desde donde poder admirar sus hermosas vistas.

Barcelona es una ciudad fascinante pero también lo son sus alrededores. No hay tiempo que perder, ¿acaso no es el momento de alquilar un coche en Barcelona y explorar nuevas opciones?

¡Alquilar un coche ahora!