Buscar y reservar un coche en Barcelona    ¡Alquilar un coche ahora!

Viajar solo por Barcelona

¿Quién dijo que Barcelona no podía visitarse solo? Si te apetece descubrir los rincones de esta gran ciudad y quieres hacerlo con la mayor libertad, pasa unos días en la capital y haz que tu estancia merezca la pena. No hace falta estar acompañado para pasarlo bien y disfrutar plenamente de todo cuanto ofrece el viaje a Barcelona, ¿quieres intentarlo?

Ideas para descubrir Barcelona en solitario

Todo dependerá de los días disponibles para tu visita a Barcelona, aunque desde aquí podrás acceder a algunas recomendaciones para que escojas las visitas que más te gusten o las que mejor se encajan a tus gustos. Barcelona es una ciudad extraordinaria que te sorprenderá y si te animas a descubrir sus secretos en solitario podrás planificarte como quieras y visitar los lugares a tu ritmo.

La Casa Batlló

La Casa Batlló de Gaudí es una de las obras modernistas más increíbles que podrás contemplar en Barcelona. Su diseño está inspirado en la naturaleza y cuenta con una fachada nunca vista donde la fantasía y la imaginación juegan un papel muy importante. Fue construida a principios del siglo XX y llaman la atención sus colores intensos, las formas onduladas y los balcones en forma de máscaras. Una vez dentro, su interior te llevará a un mundo de ficción lleno de encanto que te impresionará. Lo cierto es que esta obra de Gaudí lo tiene todo en cuanto a espacio, diseño, luz y color se refiere, tiene más de 5000 metros cuadrados y bien merece la pena visitarla.

Casa Batllo, Barcelona

Palau de la Música Catalana

El Palau de la Música Catalana es un gran auditorio de música situado en el barrio de la Rivera. Fue diseñado por el arquitecto Lluís Domènech i Montaner y es un claro ejemplo del modernismo catalán. Puedes aprovechar tu estancia para ver uno de los conciertos que se celebran en este increíble edificio lleno de mosaicos y esculturas y ser partícipe de un repertorio musical sublime al tiempo que admiras su interior. Es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y puedes acceder a su historia a través de las visitas guiadas.

La Sagrada Familia

Es la obra más preciada de Gaudí y no puedes perdertela. Una vez visites la Sagrada Familia te enamorarás de ella y cada vez que regreses a Barcelona no podrás evitar volver a visitarla. Dispones de visitas guiadas por la basílica para que conozcas su historia, su espiritualidad, todos sus aspectos arquitectónicos y de paso poder escuchar los cánticos de un grupo coral dispuesto delante de la puerta de la Gloria. El templo cuenta con tres fachadas diferentes que representan tres momentos en la vida de Jesús: nacimiento, muerte y resurrección, y gloria. La luz tiene un protagonismo fundamental en la arquitectura de Gaudí. El sol es el responsable de iluminar la fachada del Nacimiento, precisamente para representar la alegría por la llegada al mundo de Jesús, y los grandes ventanales. ¿Te lo vas a perder?

La Sagrada Familia, Barcelona

Montserrat

Montserrat es un enclave único donde poder disfrutar de la naturaleza y de monumentos significativos de gran interés cultural. En tu recorrido conocerás el monasterio y la basílica, así como el rico patrimonio de Montserrat a través del Museo de Montserrat, donde destacan obras de artistas tan famosos como Pissarro, Caravaggio, el Greco, Picasso, Dalí, Monet, o Fortuny, entre otros. Para conocer de cerca la vida de la comunidad benedictina que se aloja en Montserrat podrás contratar una visita turística que te llevará a los lugares más trascendentales del santuario.

Parque Güell

El Parque Güell es otra de las obras más conocidas de Antoni Gaudí. No tiene desperdicio alguno y además podrás admirar Barcelona en su parte más alta. No necesitas a nadie más para disfrutar de un largo paseo y poner en orden tus pensamientos al tiempo que admiras este entorno ecológico con las obras modernistas del arquitecto. La escalinata y el dragón, esta es la parte del parque más popular, junto a la plaza de la Naturaleza rodeada de 86 columnas. Pero ten cuidado, el tiempo corre veloz cuando visitas este hermoso lugar y si no dispones de mucho tiempo, deberás estar pendiente del reloj para seguir con el recorrido marcado.

Park Guell, Barcelona

Y entre visita y visita...

Barcelona tiene muchas cafeterías y muchas de ellas disponen de un ambiente muy acogedor y una decoración muy coqueta para que puedas degustar una buena taza de café mientras descansas. Además, tal vez quieras degustar uno de sus dulces más sabrosos, ya sea un croissant recién hecho o un trozo de tarta casera, para reponer fuerzas y seguir planificando tu ruta.

La Casa Vicens

La Casa Vicens es otro claro ejemplo del increíble trabajo de Gaudí. Se trata de un edificio único en cuya decoración exterior destacan baldosas estampadas, motivos vegetales y formas inusuales para evitar a toda costa la rigidez. En este edificio modernista, la naturaleza vuelve a ser la protagonista, pues volvió a ser la principal fuente de inspiración para el arquitecto. Si viajas solo no dejes de visitar el barrio de Gràcia y con él la Casa Vicens, que además fue la primera obra trascendental de Gaudí.

Arco del Triunfo

El Arco del Triunfo se levantó en el siglo XIX con motivo de la Exposición Universal. Era la gran puerta de entrada y terminó convirtiéndose en otro símbolo más de la ciudad junto a la Sagrada Familia y el Parque Güell. Este monumento no deja de tener proporciones clásicas, pero sus acabados son los que llegarán a tu corazón al estar cargados de simbolismo y figuras escultóricas. Este monumento de inspiración neomudéjar es uno de los más bellos de Barcelona y no solo te impresionará su grandiosidad, con una altura de unos 30 metros, sino su ornamentación donde destacan los escudos de 49 provincias y ciertos relieves que representan el comercio y el arte, así como la agricultura y la industria.

Arco de Triunfo

Haz un alto en el camino para "ir de tapas"

Barcelona es única por muchas cosas, de eso no cabe la menor duda, pero ir de tapas es una de las actividades más características de sus habitantes y de los turistas. La ciudad está plagada de restaurantes y locales que cuentan con una gran carta de tapas variadas para que pruebes las recetas e ingredientes más típicos de Barcelona.

La Basílica de Santa María del Mar

Si solo dispones de un par de días es posible que no puedas visitarla y prefieras contemplar la Sagrada Familia, pero si cuentas con más tiempo o tienes previsto volver no debes perderte este ejemplo impresionante de arquitectura gótica catalana. Todos sus rincones tienen historia y una vez visites su interior querrás saber lo que este templo esconde en cada uno de ellos. La iglesia fue obra de los arquitectos Ramón Despuig y Berenguer de Montagut y se construyó en el siglo XIV. El edificio es impresionante, tardaron 55 años en construirlo y la serenidad y armonía de sus proporciones la convierten en uno de los edificios de estilo gótico más perfectos.

Conciertos acústicos en la Iglesia de Santa Anna

¿Por qué no disfrutar de un gran concierto de música instrumental en uno de estos edificios emblemáticos? La Iglesia de Santa Anna de estilo gótico y románico se encuentra en el Barrio Gótico y dispone de la acústica perfecta para escuchar la música de los mejores guitarristas del momento. Esta iglesia es un pequeño tesoro escondido del que no tiene constancia mucha gente. Está cerca de Plaza Cataluña y te ofrece un oasis de tranquilidad que te llevará de vuelta al pasado, salvo que quieras disfrutar de un concierto con la luz que proporcionan las velas del santuario. Aquí tienen cita recitales maravillosos donde la guitarra española ejerce el mayor de los protagonismos.

De mercado en mercado

La ciudad cuenta con multitud de mercados distribuidos por barrios, siendo fiel reflejo de la historia de la Barcelona que mira al pasado. Están plagados de ingredientes de primera calidad y en ellos podrás saborear parte de la cocina catalana. El mercado de La Boquería se encuentra en la Rambla y es uno de los más conocidos. Lo mismo sucede en el Mercado de Santa Caterina ubicado cerca de la catedral, donde poder degustar tapas de lujo y una buena copa de vino rodeado de un ambiente moderno de mucho colorido. Otros mercados dignos de mencionar son: El Mercat de Glòries o "El Mercat", una gran apuesta gastronómica donde poder comprar productos gourmet o asistir a talleres de cocina; el Mercat dels Encants, uno de los más antiguos con posibilidad de comprar antigüedades, artesanía o productos de segunda mano; El Mercat de la Princesa, un espacio gastronómico sensacional donde poder degustar infinidad de tapas; y El Nacional, un mercado moderno situado en el Paseo de Gracia que cuenta con dos ambientes o espacios perfectamente diferenciados entre mesas y barras.

Montjuïc

Montjuïc es otra zona que no puedes dejar de visitar. Aunque solo cuentes con un fin de semana tienes que hacer todo lo posible para ir a la fuente de Montjuïc, la llamada Fuente Mágica, y admirar el precioso juego de luces y chorros de agua que parecen funcionar al compás de la música. Eso durante el atardecer porque durante el día podrás optar por dar un agradable paseo por el parque de Montjuïc para visitar el gran Museo de Arte Nacional de Cataluña.

¡Alquilar un coche ahora!

Leer más :